En la Grecia de hace 3.000 años, se mezclaban cócteles rituales a base de vino y hierbas psicotrópicas.