Madrid, julio de 2011.- Seven & Six nace del empuje de tres jóvenes profesionales de la hostelería -el barman Miguel Setién, el chef Francisco Agea y Oscar Vila, director de sala, manager y alma mater del establecimiento- unidos por la ilusión de “crear un espacio diferente y único en la zona”. Ubicado en una de las calles con más encanto de Madrid, con
una imponente terraza frente al Parque del Oeste y decorado por el prestigioso estudio Cuarto Interior al más puro estilo neoyorquino, Seven & Six ofrece un espacio polivalente, acogedor y vanguardista, una carta de platos y gastrotapas para el picoteo y una de las propuestas cocteleras más potentes de la capital.

Su carta recoge cerca de 80 cócteles de siempre, propios y de autor, entre los que sobresale su colección de drys en copa de Martini. En definitiva, una rompedora gastro-coctelería de diseño pero con precios asequibles.

Formado en los más prestigiosos locales de Reino Unido y Sudáfrica y tras su paso en Madrid por las barras de Loft 39, el Hotel Puerta de América o Ramsés, Miguel Setién ha ideado para su proyecto “más especial” una dinámica carta de
cócteles, todos ellos elaborados con ingredientes y siropes 100% naturales y servidos con maestría, cada uno en su copa adecuada.
Long drinks , como el Raspberry o el Sex On The Beach, margaritas, mojitos y daikiris de siempre y de nueva inspiración, los clásicos on the rocks como el Negroni o el Old Fashioned, creaciones a base de champagne y una gran variedad de smoothies y combinados sin alcohol, componen un variado stock que se completa con cualquier petición al gusto del cliente.

Aunque sin duda alguna la estrella de la carta son los “Martinis”, un total de 25 cócteles secos presentados
en copas de Martini traídas de Londres en exclusiva para el local y elaborados cinco con ginebra, cinco con vodka, cinco con tequila y otros tantos con whisky y con ron. De cada destilado se ofrecen tres clásicos, entre los que no faltan el Dry Martini, Whisky Sour, Cosmopolitan o el Tequini Seven & Six (con tequila y vermú), uno de propio cuño (destacan Opium, el cóctel fetiche de Setién) y otro creado ad hoc para el local por algunos amigos bartenders de la casa tan conocidos como Carlos Moreno  de O`Clock, Diego Cabrera de Le Cabrera, Miguel Ángel Jiménez  de Belmondo, Jesús Lumbreras del Ole Lola.

las 18:00 hasta las 20:00 h de lunes a jueves, del after work más animado de la capital a base de ofertas de maridaje de una tapa más un cóctel por el mismo precio del combinado (9 €) y que varían semanalmente.

En lo gastronómico, Seven & Six apuesta por una carta sencilla pensada para acompañar el cóctel o picar algo a mediodía y para cenar. Ensalada de cigalas y vieiras, burrata de Salermo con tomate raf y aceite arbequina, terrina de foie casero, cebiche de bogavante con erizo de mar, sardinas escabechadas, steak tartar, rabo de toro con patatas o chuletillas de cordero lechal con crujiente de pistacho son algunas de las especialidades que Francisco Agea (ex de Jazz Confusión, La Trufa Blanca o Maison du Blanche) sirve “de una manera lúdica y alegre”.

Todos y cada uno de los platos, incluyendo los postres artesanos, se presentan en tanto en generosas raciones como en formato “gastrotapa”, para picotear o compartir al centro. Y para acompañar la comida, Seven & Six cuenta con una selecta bodega con más de 60 referencias- incluyendo vinos y champagnes por copas – diseñada con la colaboración de Custodio Zamarra.

Todo ello se ofrece en un rompedor espacio decorado por los interioristas Germán Álvarez y José Manuel Fernández al más puro estilo de club neoyorquino de los 50, con una gama cromática de lo más retro – inspirada, según sus ideólogos, en los colores de los cócteles- y un marcado contraste de materiales industriales- con elementos de acero en bruto y hierro forjado- y otros más sofisticados como los espejos, las maderas y textiles.

Estéticamente se ha buscado además “integrar el local en su entorno” a través de una cuidada iluminación, de día natural gracias a sus grandes ventanales y de noche tamizada mediante espectaculares lámparas, diseñadas por el prestigioso estudio para el establecimiento, que juegan desde el techo con la geometría y los colores.

El local está dividido en dos ambientes, separados entre sí por la bodega acristalada: por un lado, el comedor, que alberga 14 mesas “bien vestidas y bien espaciadas entre sí”, y por otro, una zona más informal, con mesas tipo lounge, cómodos butacones y una gran barra retroiluminada con leds de colores en continúo movimiento. En definitiva, un espacio mágico atendido por un servicio que actúa impecable bajo la experta batuta de Óscar Vila, director de sala.

Dirección: Paseo Pintor Rosales, 76.
Teléfono: 91 549 75 36.
Horario: de lunes a domingo de 10:00 h a 02:00 h. Horario de cocina: de 13:30 h a 16:30 h y de 20:30 h a 00:00 h.